Contáctanos

Servicio en toda la república, comunícate sin costo al 01 800 999 CRYO (2796)

« Atención prenatal Agentes importantes »

Un estilo de vida sano

Muchas de las decisiones que haces en tu vida diaria afectan a tu bebé, algunas de manera positiva, como ejercicio, descanso y buena alimentación; otras, las menos, de manera negativa, como beber, fumar o ingerir drogas.

Lo mejor es terminar con los malos hábitos antes de quedar embarazada, sin embargo, como muchos embarazos caen de sorpresa, esto no siempre es posible.

Mantenerte sana es lo mejor que puedes hacer por ti y tu bebé.

Ejercicio físico y deportes
El ejercicio físico ayuda a mantener una buena salud en cualquier momento de la vida. Durante el embarazo, la mujer sana tiene una tolerancia menor al esfuerzo físico. Es conveniente realizar un ejercicio físico moderado, como caminar, nadar o bicicleta estática (no spinning) o aquellos ejercicios que te enseñen en tu curso de educación materna. No se recomienda la práctica de deportes violentos, de competición o que produzcan fatiga.

El ejercicio regular, tres veces por semana, es mejor que la actividad física ocasional e intensa seguida de largos períodos de inactividad.

Para evitar posibles riesgos no debes realizar ejercicios que te obliguen a permanecer acostada en el suelo, los que requieran retener la respiración o los que aumenten en exceso la temperatura de tu cuerpo.

No debes realizar una actividad física prolongada si existe un ambiente húmedo, caluroso o si padeces una enfermedad con fiebre como catarro o gripe. Debes evitar los movimientos bruscos, saltos, flexión o extensión excesiva de las articulaciones, así como los impactos corporales. Es aconsejable que uses un sujetador adecuado para las mamas. La actividad física no debe ser intensa, un buen método de autocontrol es que puedas hablar con normalidad durante el ejercicio. Cuando practiques un deporte, debes ingerir cantidades adecuadas de calorías y líquidos para mantener una buena hidratación. Si en un momento determinado no te encuentras bien, debes interrumpir tu actividad física.

Viajes
En general los viajes no están contraindicados en el embarazo, siempre y cuando se tomen ciertas precauciones. Sin embargo, no es aconsejable realizar viajes a lugares con escasos servicios sanitarios. Hacia el final de la gestación se deben evitar viajes largos. No están contraindicados los viajes en avión. Los siguientes consejos te pueden ser útiles para que los viajes te resulten cómodos:

• Cuando vayas a realizar un viaje, debes ponerte ropa cómoda, que no te oprima. Es aconsejable que antes de iniciar el viaje comas algunas galletas, para ayudar a prevenir náuseas.
• Tu viaje será más cómodo si realizas una parada cada dos horas y das un paseo corto para estirar las piernas.
• No debes tomar ningún medicamento, a menos que te sea indicado por tu doctor, en alguna consulta previa a tu viaje.
• Si piensas realizar un viaje cuando el embarazo esté avanzado, pregunta a tu doctor sobre los riesgos y la posibilidad de que ocurra un parto prematuro, según sea el caso.
• Si viajas en auto usa el cinturón de seguridad en todo momento. Coloca bajo tu vientre la parte que va sobre tu abdomen, usa también la parte que va sobre el hombro.
• Bebe suficientes líquidos cuando viajes en avión. La atmósfera de la cabina es sumamente seca.
• Evita los climas cálidos o las grandes altitudes, si no estás acostumbrada a ellos.
• Evita ingerir alimentos o agua en sitios no higiénicos.


VIAJES EN AUTOMÓVIL: siempre que viajes en auto, debes utilizar un cinturón de seguridad, es muy poco probable que si el auto se detiene bruscamente o si sufres un impacto, el cinturón de seguridad cause una lesión a tu bebé. Debes situar la cinta inferior del cinturón de seguridad, en la parte inferior de tu vientre, tan abajo como sea posible, junto a la parte superior de tus muslos. No se debe poner el cinturón alrededor del abdomen, ya que esta localización puede causar lesiones más importantes en caso de accidente. La cinta superior debe pasar entre tus mamas y cruzar tu hombro sin irritar el cuello, ajusta las cintas superiores e inferiores tánto como sea posible para tu comodidad. Nunca deslices la parte superior del cinturón por fuera de tu hombro. Los cinturones de seguridad muy holgados o muy altos sobre el abdomen, en caso de un accidente, pueden causar rotura de las costillas o lesiones en tu abdomen.

VIAJES EN AVIÓN: los viajes en avión son generalmente seguros durante el embarazo. Debes evitar los viajes aéreos largos a partir del séptimo mes de gestación. Cuando realices un viaje en avión, intenta obtener un asiento junto a uno de los pasillos en la parte delantera de la cabina, ya que ésta es la zona más estable y te permite ponerte de pie, pasear y poder ir con facilidad al baño. En el curso del viaje puedes realizar comidas ligeras.

Los detectores de metales utilizados por los servicios de seguridad en los aeropuertos no son peligrosos para tu bebé.

Relaciones sexuales
El embarazo afecta casi todos los aspectos de tu vida, incluyendo tu vida sexual. En algunos casos, los cambios en tu cuerpo hacen que en ti o en tu pareja se reduzca el deseo o el disfrute del sexo.

Las recomendaciones básicas sobre las relaciones sexuales durante el embarazo, son las de tu propia comodidad. Si tu embarazo cursa normal, no es necesario modificar o interrumpir tus hábitos sexuales.

Debes evitar las relaciones sexuales cuando existe hemorragia, infección genital, amenaza de parto prematuro o si se rompe la bolsa amniótica. En algunos casos existe el temor o la duda de que si la relación sexual pueda dañar o no a tu bebé, permanece tranquila, el sexo es totalmente seguro durante el embarazo, tu bebé está bien cuidado en su útero protegido por la bolsa amniótica.


Compartir: