Contáctanos para más información

Noticias

Logran convertir células de cordón umbilical en neuronas.

La posibilidad de crear neuronas nuevas y sanas para usarlas en pacientes con trastornos degenerativos, que han tenido graves golpes en la cabeza o que sufren daño en la médula espinal es una de las metas más buscadas por la ciencia.

Científicos del Instituto Salk para Estudios Biológicos y del Centro de Medicina Regenerativa de Barcelona acaban de dar un paso más al crear, por primera vez, neuronas a partir de células de cordón umbilical.

Hasta ahora, las células de sangre de cordón umbilical y de los restos sanguíneos que quedan en la placenta tras un parto o cesárea han servido para crear tratamientos para enfermedades del sistema inmune y otras metabólicas. Ahora, investigadores transformaron sangre de cordón umbilical de humanos en un tipo de células neuronales “inducidas” con la misma funcionalidad que una neurona normal y capaces de transmitir impulsos nerviosos.

Al ser células de cordón umbilical, no hay impedimentos éticos para manipularlas, son fáciles de obtener (después del alumbramiento, este material, junto con la placenta, se botan a la basura) y no existe riesgo de desarrollar tumores.

“Este estudio demuestra, por primera vez, la conversión directa de una población de células humanas de sangre de cordón umbilical en células de linaje neuronal”, señaló Juan Carlos Izpisúa Belmonte, jefe del estudio.

El año pasado, investigadores de la U. de Stanford también desarrollaron neuronas en un solo paso, pero a partir de piel humana. Un paso que revolucionó a la comunidad científica, ya que antes las neuronas se conseguían transformando células de piel en células madre y después en neuronas. Sin embargo, para lograrlo tuvieron que manipular genéticamente las células de piel.

En este nuevo estudio, en cambio, sólo se necesitó una proteína para lograr la transformación. En este caso específico, se usó un tipo de virus que transportó la proteína que actúa como un interruptor en el desarrollo neuronal. Tras cultivar las células de cordón humano en el laboratorio durante tres semanas, descubrieron colonias de células capaces de transmitir impulsos eléctricos, lo que daba cuenta de que estas nuevas células son neuronas maduras y funcionales.

Para comprobar su funcionamiento, los especialistas transfirieron estas neuronas a un cerebro de ratón y descubrieron que éstas eran capaces de integrarse a la red neuronal que ya tenía el ratón y transmitir las señales nerviosas.


Fecha: 2012-09-06
Publicación: Cryocell.